Cómo hacer que nuestro líder interior “salga del armario» (parte 2)

Cómo hacer que nuestro líder interior “salga del armario» (parte 2)

Demostrar que uno quiere ser su propio “jefe” demanda aportar respuestas en lugar de plantear problemas. Implica ofrecer en el día a día generosamente ideas en lugar de esperar a que otros lo hagan. También es pensar en el interés de la empresa y del equipo por encima del interés propio.

Ser su propio “jefe” se manifiesta en un conjunto de acciones caracterizadas por dar en lugar de pedir, y mostrar disponibilidad en lugar de esperar a que nos soliciten. Es exhibir un conjunto de comportamientos que demuestran que usted ha vivido un profundo cambio de actitud que le alienta a arriesgarse a dar el salto que le permite pasar de ser un buen empleado a convertirse en un empleado destacado que por su competitividad añade valor a lo que hace.

Ser su propio “jefe” es la acción de tomar una decisión y ejecutarla para convertirse en un líder en lugar de ser un seguidor que espera que le lideren.

Precisamente en momentos de incertidumbre, como los que vivimos, aplicarse y formarse con el objetivo de superarse es la mejor opción, porque cambiar de actitud y ponerse manos a la acción le llevará a ser incluso mejor de lo que usted mismo podría esperar.

Así que, como “la cosa” está como está y vivimos momentos de dificultad e incertidumbre la mejor decisión que puede tomar es prepararse para ser su propio “Jefe”.

Son muchas las razones para hacerlo. Si lo hace y se decidiera a emprender, contaría con una enorme ventaja. Y si se emplea por cuenta ajena, no le importará que en su puesto de hoy no pueda desplegar todo el potencial de valor que puede dar, pues usted cuenta con una expectativa en el futuro que le hace partir con ventaja, y así, aportando más de lo que le requiere su posición, aumentan tanto sus posibilidades actuales de mantener el empleo como las futuras de progresar en él.

Antes le he comentado lo que esas personas suelen escuchar cuando quieren asumir más responsabilidades, cambiar de empleo o encontrar trabajo. Es una pena, pero la realidad está ahí y somos nosotros los que debemos y podemos hacer por cambiarla. Esta es la razón que me lleva a compartir con usted lector algunas reflexiones a las he llegado en mis años como profesional dedicado al desarrollo del talento.

Usted, sin duda, es quien mejor se conoce, así que ¿a qué esperar? Despierte al “jefe” que lleva dentro y póngalo a trabajar para usted.

No Comments

Post A Comment

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar