Blog AIRA Consultores

Hace unos pocos días que a Juan le han notificado una decisión muy desagradable para él y para su familia. La empresa en la que desde hace siete años trabaja como asesor comercial personal ha decidido  prescindir de sus servicios. Las razones que le han dado sitúan la causa en la difícil situación económica y en que “la cosa” no está bien. Hoy Juan se siente confundido con lo que le ha pasado y vive con una mezcla entre rabia y angustia su nueva realidad: necesita encontrar un nuevo empleo. Pilar, tras años desempeñando el puesto de asistente de producción en la planta de extracción de cobre, a la que acude cada día tras recorrer los más de 100 kilómetros de distancia que la separan de su casa, mantiene la ilusión de que se produzca ese ansiado ascenso que reconozca su buen hacer durante todo este tiempo. Pero la realidad se impone: en los tres últimos años su salario bruto se ha visto reducido un veinte por ciento. Aun así, Pilar se siente una mujer afortunada, pues mientras continúa en su puesto ha sufrido con angustia el despido de muchos de los compañeros que han tenido que abandonar la empresa.

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar